domingo, 11 de septiembre de 2016

EL ACENTO TRAVIESO.





Ilustración autor desconocido.



Pensó un acento travieso

que estaba muy aburrido,

que  jugar entre las letras

podía ser divertido.



Entre las letras saltó

sabiendo que su presencia,

era en extremo importante,

para marcar diferencias.



Se puso en una palabra

donde no correspondía,

y alteró el significado

buscando lo que quería.



Sobre la primera sílaba

en médico se encontró,

pero saltando hasta la última

en aguda la volvió.



MediCÓ



En la penúltima sílaba

con la i un rato durmió

e hizo grave la palabra

hasta que se despertó.



MeDIco



Después a la antepenúltima

de otro saltito pasó,

y la palabra antes grave

por esdrújula cambió



Médico.



¡Y cómo empezó acabó!



Agudas, graves y esdrújulas

dependen de su presencia

por eso es tan importante

fijarse y tener paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario