martes, 30 de abril de 2013

ANSIEDAD



 
POESÍA DE SAFO DE MITILENE.



Igual parece a los eternos dioses
quien logra verse frente a ti sentado:
¡feliz si goza tu palabra suave,
suave tu risa!

A mí en el pecho el corazón se oprime
sólo en mirarte: ni la voz acierta
de mi garganta a prorrumpir; y rota
calla la lengua.

Fuego sutil dentro mi cuerpo todo
presto discurre: los inciertos ojos
vagan sin rumbo, los oídos hacen
ronco zumbido.

Cúbrome toda de sudor helado:
pálida quedo cual marchita hierba
y ya sin fuerzas, sin aliento, inerte
parezco muerta.


LADRÓN DE REALIDADES.



"No está en mi naturaleza ocultar nada. No puedo cerrar mis labios cuando he abierto mi corazón".
Charles Dickens.

miércoles, 24 de abril de 2013

CUENTO PARA UN DÍA CUALQUIERA.


Ilustración Francesco Chiacchio.
 
 
La noche anterior había estado leyendo hasta el amanecer.
 Las letras se fusionaban con mis ojos creando imágenes reales.
Dentro de sus páginas vivía en mi piel la belleza de la narración.
Convert...ido en el protagonista viajé a China,
Amé a la guapísima Hai Wo.
Gocé de su cuerpo, del mar.
Lloré la pérdida de mi amor.
Luché por recuperarla,...
...era mi vida, era verdad.
De pronto, unas lágrimas se deslizaron por mis mejillas.
La primera de ellas humedeció algunas palabras,
el libro me expulsó,
me privó de sus vivencias.
Había fallecido el protagonista y, con él, yo.

martes, 23 de abril de 2013

23 DE ABRIL. DÍA DEL LIBRO.


Ilustración Isabel Hojas.
 

DON LIBRO ESTÁ HELADO .
GLORIA FUERTES.
 
Estaba el señor don Libro
 sentadito en su sillón,
 con un ojo pasaba la hoja
 con el otro ve televisión.
Estaba el señor don Libro
aburrido en su sillón, 
esperando a que viniera... (a leerle)
algún pequeño lector.
 
Don Libro era un tío sabio,
que sabía de luna y de sol,
que sabía de tierras y mares,
de historias y aves,
de peces de todo color.
Estaba el señor don Libro,
tiritando de frío en su sillón,
vino un niño, lo cogió en sus manos
y el libro entró en calor.

 
Ilustración Lori Pensini.
 

CONTAME UN CUENTO.
SILVIA SCHUJER.
 
Contame un cuento de hadas
 para soñar esta noche
 letras doradas.
Contame un cuento liviano
para que duerma esta noche
bajo mi mano.
 
Contame un cuento que flote
sobre mi almohada
porque detrás del silencio
no escucho nada.
 
Contámelo poco a poco
muy despacito
que cuando cierro los ojos
lo necesito.

DÍA DEL LIBRO.


Ilustración: "Los libros" de Van Ghov.
 
 
Aun tengo en mente la idea de pintar
algun dia una libreria al anochecer
con la fachada amarilla y rosa.....
como una luz en medio de la oscuridad

Vincent Van Gogh
 

LA BIBLIOTECA FANTASMA. Cuento David Melling.



Bo se había ido pronto a la cama. No tenía sueño, así que abrió su libro preferido y se puso a leer. Era una fantástica historia sobre una bruja a la que le olían los pies.
Justo cuando Bo estaba llegando a la parte más interesante, que hablaba de calcetines con sabor a fresa, de pronto...
…¡Se fue la luz! Bo sintió un escalofrío.
Algo se movía, susurraba, murmuraba y crujía en al oscuridad.
-¡No veo nada!
-¡Mira bien por ahí!
-¡Ay, esto es mi nariz!
Unas sombras se acercaban cada vez más.
Una mano blanda y pegajosa agarró el libro de Bo. Fue rápido, y como Bo no soltó el libro, ¡salió volando arrastrada por una fuerza misteriosa!
“Lo tengo”, grito alguien.
Bo cerró los ojos para que no le diera vértigo. Por eso no se dio cuenta de que había traspasado las paredes de su cuarto, y de que volaba a través del cielo oscuro hasta una torre muy alta que cinco minutos antes estaba allí.
Cuando Bo abrió los ojos, se encontró en…
“LA BIBLIOTECA FANTASMA”.


-Debo de estar soñando –pensó Bo. Nunca antes había visto un fantasma, aunque sí se los había imaginado y, desde luego, ¡no se parecían en absoluto a los tres fantasmas que estaban plantados delante de ella sonriéndole!
- Ejem… ¡Hola! –dijo el más alto-. Yo soy napias.
-Yo soy Coco –dijo otro, haciendo girar la cabeza en el aire.
-Yo soy Globo –dijo una tercera voz en algún lugar cerca de sus zapatillas-. ¡Qué sorpresa! Bienvenida a la Biblioteca Fantasma.
-¿Qué quieres decir con “que sorpresa”? –exclamó Bo-. Pero si habéis sido vosotros los que me habéis traído hasta aquí.
-Pues, sí –dijo Napias sintiéndose un poco incómodo-. El asunto es que queríamos tu libro, pero tú no lo soltabas. Así que… has venido con él. –Y dio un pequeño tirón al libro que Bo seguía sujetando con fuerza en sus manos.
-Recogemos libros para nuestra biblioteca –explicó COCO.
-¡Pero si está completamente vacía! –exclamó Bo mirando los estantes que había a su alrededor.
-¡Queréis robar mi libro! –dijo Bo enfadada.
-¡Oh, no! –balbuceó Globo.- No somos ladrones. No tenemos libros propios y por eso los “pedimos” prestados a los niños los leemos y luego, al poco tiempo… ¡se los devolvemos!
Los tres parecían tristes. Napias sacó un pañuelo y se sonó la nariz haciendo mucho ruido.
-Vamos a escuchar un cuento -gritó Coco. Todos miraron a Bo: -¿Queréis que yo os lea un cuento? –preguntó.
-Bueno, ya que estás aquí, ¡sería estupendo! –dijeron los tres a coro.
-¡La hora del cuento! –grito Coco.
En ese instante, Bo sintió escalofrío: montones de fantasmas aparecieron volando por todas partes y se sentaron en los estantes.
Cuando la vieron, se pusieron a murmurar por lo bajini con gran revuelo.
-¡Madre mía! ¿Quién es esa?
-No sé, pero espero que sepa contar una buena historia.
Luego el murmullo cesó y la sala se quedó en silencio. Todos estaban esperando.
Bo suspiró. Se sentó en el suelo y se puso a leer su libro la bruja:


“En una oscura y misteriosa cueva vivía una bruja a la que le olían terriblemente los pies, tanto que su gato se tuvo que poner una pinza de ropa en la nariz.
Esto le hacía muy difícil ronronear…
…y así mientras no se quitara las botas, sus pies no olerían mal!”
Bo cerró el libro.
Los fantasmas se habían quedado hipnotizados escuchándola.
-Genial, ¡qué cuento tan divertido! –exclamaron todos-. ¡Cuéntanos otros!
-No –respondió Bo-. Ahora os toco a vosotros. ¿Por qué no me contáis un cuento?
-Oh, no podemos –dijeron avergonzados.
-No sabemos ninguno –dijo Napias.
-Por eso cogemos los libros prestados. Somos Los recolectores de cuentos.
-Pero os podéis inventar el cuento que queráis. Mirad a vuestro alrededor, seguro que se os ocurre algo –dijo Bo.
Coco miró en sus bolsillos. Luego miró en los de Globo. Todos miraron aquí y allá.
-No, no, así no se hace –reía Bo-. Os ayudaré. ¡Que cada uno dé una idea!
Los fantasmas estaban entusiasmados que hablaban todos a la vez
¡Un cuento con fantasma que te pone los pelos de punta con su uuuuuu!
¡Con sombras que se deslizan y crujen! ¡crick!
¡Con ojos de serpiente y patas de araña!
-¡Eso es! –exclamó Bo-. Vamos a contar un CUENTO DE FANTASMAS.
Los fantasmas decidieron que Bo era la que mejor leía las historias porque ponía voces divertidas en los momentos que tocaba. Y se sentaron a escucharla mientras les leía el cuento:
“Una noche oscura de tormenta, tres Recolectores de Cuentos se deslizaron en silencio en el cuarto de una niña llamada Bo…
…Y así la Biblioteca fantasma se llenó de cuentos”.


Eso sí, la mayoría eran cuentos sobre fantasmas, pero si os fijáis, veréis que también había uno sobre una bruja, una gato y una pinza de la ropa.
Cuando Bo volvió a su cuarto, encontró una tarjeta sobre su almohada.
En la tarjeta había un mensaje en letras plateadas que no dejaban de temblar mientras Bo leía…
“AMIGOS DE LA BIBLIOTECA FANTASMA SOCIO HONORARIO.”
Desde aquella noche, Bo visita de vez en cuando la Biblioteca Fantasma… ¡Cuando no son los fantasmas los que la visitan a ella!
Y en todas las ocasiones insisten en que sea Bo quien lea los cuentos… ¡porque seba poner voces divertidas en los momentos más espeluznantes!
1ª Ilustración Brett Helquist.
2ª Ilustración Quetin Greban.
3ª Ilustración Yoko Tanji.
4ª Ilustración Maria Cummins.


domingo, 21 de abril de 2013

EL VIAJE DE MARCOS. Oscar Hernández.




Puede que algunos de vosotros haya oido hablar de este libro o incluso lo haya leído, y si es así, seguramente le fue imposible olvidarlo. Extraordinaria historia repleta de multitud de sensaciones que te harán vibrar con su lectura.
OSCAR HERNANDEZ, su autor, desarrolla la historia en Castilla la Mancha, en un pueblo ficticio de Ciudad Real, pero el escritor nos transmite de forma muy cálida y cercana la belleza de nuestra tierra: "El sol juegueteaba con las nubes apareciendo aquí y ocultándose allá, regando de luz y sombra la tierra castellana, amarilla, cálida y llana, hasta el horizonte". El libro relata la historia de dos jóvenes, Marcos y Álex que descubriran el primer amor, pero también conoceran el odio, el rechazo e incluso la muerte.
Marcos y Álex se conocieron veinticinco años atrás, en el transcurso de un verano de descubrimientos y revelaciones sobre su propia esencia. El primer amor es, a veces, el verdadero, el que no tiene limites ni muere con el tiempo. Aquel primer y único encuentro entre ellos en los campos de un pequeño pueblo de La Mancha cambiara sus vidas para siempre. Pero de su encuentro no solo nacerá el amor, también hará aflorar la muerte, el odio, la hipocresía, el rechazo: los fantasmas que caracterizaron a los últimos años del franquismo, unos tiempos difíciles, con sus tabúes, sus prohibiciones, pero con sis ardientes ansias de libertad también.

El viaje de Marcos es un reencuentro con su pasado, con su hermano Gus, con su abuela Palmira y con todos los personajes que compartieron ese ultimo verano importante de su vida. Marcos emprenderá un intenso viaje en tren hacia el sur, hacia Molinosviejos, en el transcurso del cual removerá los hechos que provocaron su marcha de alli. Un viaje en busca del amor que no se extingue y de su propia intensidad.
Verdaderamente se trata de un libro digno de ser leido, es una magnífica historia que lleva al lector hasta el extremo de sentir impotencia por no poder ayudar a los personajes en determinados pasajes. Está lleno de magia e ilusión, quien lo lee queda impregnado de su esencia y llega a ser una experiencia inolvidable. La lectura de "El viaje de Marcos" es "adictiva", incluso para aquellos que no acostumbran a leer les resultará intrigante, agradable y quedarán "enganchados" hasta conocer el final. Una combinación realmente explosiva de sentimientos que llegarán al corazón provocando incluso lágrimas profundas.
Es conmovedora, se lee de un tirón y al final deja un gusto dulce y amargo. En estos tiempos desalmados se agradece un romanticismo tan ingenuo. Un cautivador viaje al pasado en el que el amor, una vez más, se sitúa por encima de la vida. Absolutamente recomendable.

viernes, 19 de abril de 2013

UN CUERPO PARA TODA LA VIDA.



Reglas para ser (es) humano (s)
Gitta Mallasz.
 
Se te ha dado un cuerpo.
Puedes amarlo o detestarlo,
pero será el tuyo durante toda  esta vida.

A QUE SABE LA LUNA. Cuento Michael Grejniec.




A todos alguna vez nos apeteció alcanzar la luna ¿verdad? Pues de esto nos habla este libro, de la luna, personaje mágico que es objeto de interés para los personajes de este libro, tanto que deciden un día reunirse para ver el modo de llegar hasta ella y probar a qué sabe. Bonita historia sobre la amistad y la necesidad del trabajo en equipo para conseguir objetivos.




Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. Pero por mucho que lo intentaban, ningún animal era capaz de alcanzarla para comprobarlo.
Así que un día la tortuga decide subir a la montaña más alta para remediarlo. En la cima de la montaña, efectivamente la luna está mucho más cerca, pero todavía queda un poquito para poder tocarla. Así que llama al elefante, que se sube encima de la tortuga para ver si así llegan. La luna se lo toma como un juego y decide alejarse un poquito. Y así, el elefante tampoco llega. Así que van llamando a los demás animales hasta formar una improbable torre con la tortuga en la base, seguida del elefante, la jirafa, la cebra,  el león, el zorro, el mono… y cada vez que la luna ve llegar a otro animal, se aleja un poquito más para evitar que logren su objetivo. Hasta que por último, el mono, que “ya puede oler la luna”, llama al ratón.
Cuando la luna ve al ratón, piensa que no le hace falta distanciarse, ni siquiera un poquito, tratándose de un animal tan pequeño. Y el ratón escala la torre de animales y ¡por fin! consigue arrancar un trozo pequeño de luna. Luego le va pasando un trozo a cada uno de los demás animales. ¿Y a qué sabe? Pues a lo que a cada uno le gusta más. Después de su formidable hazaña, los animales se acurrucan todos juntos y se duermen.


 
"De este modo van llegando a la montaña más alta: la tortuga, el elefante, la jirafa, la cebra, el león, el zorro, el mono y el ratón... Y es el último, el ratón, el que consigue ante el cansancio de la luna y la poca expectativa que pone está en él, no solo alcanzarla, sino saborearla y darle a probar al resto… ¡Ummmmmmm! ¿A qué le supo a cada uno…?   A lo que más les gustaba a ellos saborear…"







jueves, 18 de abril de 2013

ASÍ SON.


Ilustración Gary Nikolai-Angelov.

Este poema tiene una rara aportación en el mundo de la poesía: tiene suspense. Es la definición cabal de una profesión, una de las más viejas de la humanidad, contada de manera equívoca, donde nada es lo que parece.

El poeta rebosa palabras, arde en sentimientos. Y su futuro... de lo más incierto.

ASÍ SON

Su profesión se sabe es muy antigua
y ha perdurado hasta ahora sin variar
a través de los siglos y civilizaciones.
No conocen vergüenza ni reposo
se emperran en su oficio a pesar de las críticas
unas veces cantando
otras sufriendo el odio y la persecución
mas casi siempre bajo tolerancia.
Platón no les dio sitio en su República.
Creen en el amor
a pesar de sus muchas corrupciones y vicios
suelen mitificar bastante la niñez
y poseen medallones o retratos
que miran en silencio cuando se ponen tristes.
Ah curiosas personas que en ocasiones yacen
en lechos lujosísimos y enormes
pero que no desdeñan revolcarse
en los sucios jergones de la concupiscencia
sólo por un capricho.
Le piden a la vida más de lo que ésta ofrece.
Difícilmente llegan a reunir dinero
la previsión no es su característica
y se van marchitando poco a poco
de un modo algo ridículo
si antes no les dan muerte por quién sabe qué cosas.
Así son pues los poetas
las viejas prostitutas de la Historia.

domingo, 14 de abril de 2013

PRECISIÓN DEL TIEMPO.


En el pupitre de siempre, se sentó. Sacó el último folio con los apuntes  y algunos más en blanco y se puso a esperar a que el profesor de matemáticas llegara al aula e iniciase la clase.

Con la frente apoyada en la mano izquierda, y con el bolígrafo en la mano derecha,  mataba el tiempo garabateando algunos  dibujos en el margen del folio: una flor, un barquito, una silueta... Apartó los apuntes a un lado cogió su lápiz  y en una hoja en blanco soltó su mano con toda la destreza que llevaba dentro, que era mucha, y se lanzó de lleno a dibujar.
 
Unas líneas guían para empezar, unos trazos por aquí y otros por allá, fueron perfilando lo que estaba destinado a ser un retrato. Con un juego de sombras, definió el cabello cano, recogido en un moño; los ojos vivaces que seguían derrochando vitalidad y la sonrisa permanente que tenía siempre su querida abuela... Su abuela, su querida abuela había despertado en ella el interés por la pintura a una edad muy temprana. Cada tarde, después del colegio, lo que más le gustaba era merendar el chocolate caliente con bizcochos que su abuela preparaba y el dibujo que juntas realizaban. 
 

Reparó un momento en una voz de fondo que hablaba de ángulos, senos y cosenos y levantó la vista de su pupitre. La clase había comenzado hacía rato,  a juzgar por lo escrita que ya estaba la pizarra. Guardó rápidamente el bosquejo que tenía entre las manos y se puso a atender la lección. No sabía cuánto tiempo había pasado sin prestar atención. Seguro que buena parte de la hora que duraba la clase, pero tuvo la sensación de que el segundero del  reloj apenas se movió.


 

jueves, 11 de abril de 2013

NINGUN ENCUENTRO ES CASUAL.



Ilustración Jacques Sultana.


“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.
Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada.
Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”.

Jorge Luís Borges.

miércoles, 10 de abril de 2013

LADRÓN DE REALIDADES.




 
...Yo no lo soñé, yo no lo estudié,
lleva tiempo hacernos libres de verdad,
el amor que das, lo recibirás,
lleva tiempo hacernos libres de verdad...
 
 
 

 

CUENTO ZEN.



 
AHORA.

Un maestro y su discípulo caminan,
y el discípulo pregunta:
“¿Adónde vamos, maestro?”
Y el maestro responde:
“Ya estamos”.

viernes, 5 de abril de 2013

LADRÓN DE REALIDADES.




Si te gusta y te lastima, ama más.
Si te gusta más y te hace más daño,
amor aún más.
Si te gusta aún más y te lastima más,
ama más, hasta que no duela más...
William Shakespeare.

LA LLAVE DE ORO. Cuento Hermanos Grimm.


Ilustración Yuko Shimizu.
 
Erase una vez un pobre niño que vivía en una cabaña cerca del bosque. Un día de invierno glacial, salió a buscar leña pese a la espesa nieve. tras recoger y cargar la leña en su trineo, el pequeño tenía tanto frío que decidió encender un fuego para calentarse un poco. Escarbó un poco en la nive y, cuando quedó al descubierto el suelo helado, se quedó sorprendido al encontrar una pequeña llave oro.
 
-Si hey una llave -pensó- la cerradura debe de estar cerca.
 
Entonces quitó la tierra y descubrió un cofre metálico.
 
-¡Ojalá ésta sea la llave! -Pensó el muchaco-. Este cofre debe de encerrar algún tesoro.
 
Movió el objeto en todas los sentidos y, al final, decibrió la cerradura: el agujero era tan pequeño que apenas se veía. la llave entró sin ningún problema. El muchacho la giró delicadamente y...
 
Ahora tendremos que esperar a que levante la tapa para saber, al igual que él, que maravillosos tesoros esconde el cofre.

lunes, 1 de abril de 2013

ABRIL.


Ilustración Brad Pasutti.
 

ABRIL
Juan Ramón Jiménez

Se vistió la nieve
de vagos carmines.
¿Me quieres?, me dijo.
¡Te quiero!, le dije.

Me besó en la boca
con un beso inmenso.
Abril vino al mundo
Y yo quedé muerto.