sábado, 7 de mayo de 2016

COMETA.



Ilustración Elo.
 

Una tarde de febrero
mientras mi cometa volaba
soplaba el viento del norte
revoloteando en la arena.

De espuma vestían las olas
collares de algas en sus crestas
al ritmo de caracolas
bailaban valses inquietas.

El sol de dorados
cabellos refrescaban su silueta
tendido en el horizonte
al terminar su faena.

El viento sigue su rumbo
y ha olvidado mi cometa
tendré que esperar
que vuelva a juguetear en la arena.

2 comentarios:

  1. Que bonito, me hace recordar mi infancia cuando hacíamos cometas que nunca alzaban el vuelo.

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, me hace recordar mi infancia cuando hacíamos cometas que nunca alzaban el vuelo.

    ResponderEliminar